La gastronomía asturiana ofrece gran cantidad de exquisitos platos entre los cuales se destaca la fabada asturiana. Es una especie de guiso cuyo consumo en invierno es muy alto por su gran cantidad de proteínas y calorías. Forma parte de la historia no sólo de Asturias sino de toda España y su fama es tal que se comercializa también enlatada en los supermercados españoles.

Fabada asturiana, una comida para deleitar a todos

La gastronomía asturiana ofrece gran cantidad de exquisitos platos entre los cuales se destaca la fabada asturiana. Es una especie de guiso cuyo consumo en invierno es muy alto por su gran cantidad de proteínas y calorías. Forma parte de la historia no sólo de Asturias sino de toda España y su fama es tal que se comercializa también enlatada en los supermercados españoles. Una de las causas por las cuales la fabada es tan famosa es que utiliza un ingrediente típico de la región que son las fabas o las habas que tienen una denominación específica protegida. Las fabas forman parte de los platos más típicos de Asturias como por ejemplo el pote asturiano.

¿Cómo se prepara la fabada asturiana?

Además de las fabas asturianas, esta receta incluye chorizos y morcillas asturianas, tocino y lacón. La cocción de la fabada asturiana se caracteriza por una cocción lenta y sin remover porque esto puede ocasionar la rotura de las fabas. Se va agregando un poco de agua de fría de vez en cuando evitando que la fabada quede demasiado líquida. Aquellos más tradicionalistas sirven las fabas cocinadas con el caldo en un plato y el resto de la preparación llamada compango separado de la misma. Es posible si se quiere obtener una preparación con mucho sabor, dejarla descansar un día para lograr mayor concentración de los aromas y una fabada asturiana tradicional.

Secretos de la fabada asturiana

Secretos de la fabada asturiana

  • Utilizar fabas frescas: no sólo es el ingrediente principal de la fabada sino también lo que le brinda protagonismo a la fabada. Es fundamental entonces que se utilicen fabas frescas, y esto es algo que puede lograrse en los meses de agosto y septiembre. Esto permite lograr el máximo sabor con la fabada. Aquellos que quieren disfrutar este plato todo el año pueden congelar algunas fabas frescas para no perderse una buena fabada asturiana en cualquier momento.
  • Encontrar un buen compango: luego de las fabas, el compango es otro punto a considerar en la preparación de la fabada. Se deben tomar recaudos para encontrar morcillas y chorizos asturianos de buena calidad y que sean originarios de la región para lograr el punto exacto de una buena fabada.
  • Respetar los tiempos de cocción: la fabada asturiana es un plato que requiere paciencia y un tiempo de cocción adecuado. No se trata de cocinar rápidamente la preparación porque es posible que haya algún inconveniente que pueda arruinar el plato. Hay que tomarse el tiempo necesario para elegir los ingredientes, los recipientes y respetar el tiempo de cocción. Por lo general es de una o dos horas y media pero todo depende del tipo de fabas y el nivel de fuego. La paciencia y perseverancia son los aliados principales en la preparación de la fabada asturiana.

La fabada asturiana de Restaurante Ferreiro ha ganado varios premios. ¿Estas en Madrid? – Disfruta el sabor de Asturias en Restaurante Ferreiro.