Los numerosos turistas que visitan la región de Asturias quedan impresionados con la gran variedad y calidad que tiene la cocina asturiana. No sólo pueden encontrar numerosos platos de excelente sabor, sino que también pueden encontrar bebidas típicas y postres que harán de cualquier almuerzo o cena simple un verdadero placer para los sentidos. No sólo las materias primas son de muy buena calidad sino que también las preparaciones requieren muchos ingredientes y sobre todo, mucho esfuerzo para lograr platos únicos que pueden enloquecer a cualquier amante de la gastronomía.

Razones para probar la cocina Asturiana

Variedad: la extensión que tiene el principado de Asturias permite que haya una enorme variedad de regiones muy distintas entre sí. Es por esto que hay lugar para cultivo de vides en las Cangas de Narcea por su microclima, para la cría de ganado en la cordillera de Cantabria, para la pesca en los ríos y mares que rodean la región y numerosos huertos para obtener frutas y verduras de excelente calidad. Esta variedad geográfico da como resultado una gastronomía rica en tradiciones y en sabores diferentes que todo aquel que viaja a Asturias debe conocer.

Quesos para elegir: los quesos son un símbolo de varias regiones de España. La posibilidad de contar con grandes extensiones de campos permite criar todo tipo de ganado para obtener leche de buena calidad para la elaboración de los quesos. Los quesos asturianos han adquirido fama a lo largo de toda Europa. Hay tres tipos de queso que han logrado la denominación de origen: el queso Cabrales, el Gamonedo y Afuegal, aunque todos los que se elaboran en esta región son de muy buena calidad. Son de destacar los quesos La Peral, Taramundi, Casín o Los Beyos.

Postres: los postres son otro punto a destacar y una de las mejores razones para probar la cocina asturiana. La ciudad de Gijón es un punto central para probar exquisitos postres y terminar una comida de la mejor manera. La tarta Charlota es un plato que debe ser probado por cualquier persona que ame los postres. Es una tarta con relleno de crema, turrón, chocolate con crema chantilly y guindas. Los bartolos forman parte de la historia no sólo de Gijón sino también de toda Asturias. Es una masa de hojaldre con relleno de almendras y yemas de huevo. Postres más simples como la leche frita con azúcar y vino blanco o migas de pan con huevo llamadas borrachines también forman parte de los postres asturianos y podrán deleitar a cualquier visitante de la región.

Bebidas: no todo es comida dentro de la gastronomía de Asturias. Las buenas condiciones para el crecimiento de manzanas de gran calidad permiten que la sidra asturiana sea la bebida por excelencia de la región. Pertenece a uno de los productos que ha ganado su denominación de origen. Además de esto, los vinos de la zona de Cangas o los orujos permiten que cualquiera de las comidas típicas de la cocina asturiana pueda ser acompañada por una bebida de buen sabor, y que forman parte también de la identidad asturiana.